CLAVES PARTE 5
PARA MEJORAR SU GIMNASIO

Un tal Heráclito dijo una vez: “lo único que no cambia es que todo cambia”, otro dijo: todo cambia permanentemente y lo único permanente es el cambio. Y yo hoy digo que para salvar nuestro negocio la clave es tener claro que todo cambia

De cuando nacimos a la fecha se han modificado muchísimas  cosas, y de cuando abrimos el gimnasio a hoy ni le cuento.

El gran problema es que, ese cambio es gradual y el otro problema es que nosotros somos parte de ese cambio y generalmente nos cuesta muchísimo darnos cuenta cómo y qué esta cambiando y si su negocio no logra adaptarse activamente antes que la competencia puede experimentar un desequilibrio entre lo que ud. ofrece y lo que el mercado demanda con la terrible consecuencia de que tenga que cerrar la .persiana UD. puede ser uno de esos que hoy no le va bien en el gimnasio y se queja que la crisis de hoy es el problema, pero creo ya haber explicado en notas anteriores que cuando hay crisis también hay oportunidades, lo que sucede es que solo los que ven y arriesgan, safan.

UD. ¿no cree que hace mucho que no renueva la pintura, el decorado, las máquinas (aunque sea de lugar), las luces, la oficina, la vidriera, su logo o su local? Si ud. es uno de los que tiene el mismo local desde hace 10 años seguro no le debe estar yendo, como hace 10 años, fíjese cuántas cosas pasaron en éstos 10 años ¡increíble verdad!

Uno de los grandes, problemas de las grandes empresas, fue su éxito pasado, con la vieja fórmula y hoy, creen (o mejor dicho creyeron pues la mayoría desapareció) que hacer lo mismo de aquellos tiempos les dará resultados como los de aquella gloriosa época. “Lo que hice ayer y me fue bien fue una adaptación activa de lo que se consumía ayer”. “UD., debe tener hoy una adaptación activa a lo que se demanda hoy”. Ya que el cliente quiere otra cosa, los competidores de hoy son diferentes y mi obligación para vivir y tener éxito como empresa es adaptarme, capacitarme permanentemente para dar un “mejor servicio” y así en el momento de elegir el gimnasio el nuestro será la mejor opción o por lo menos una opción competitiva.

A todo esto les relato el cuento del sapito: se tomó una vez un gran frasco de vidrio en el cual se puso agua hasta la mitad, se hecho un sapito y se comenzó desde abajo a calentar el agua, y el sapito nadaba, el agua se entibiaba y el sapito plácidamente seguía nadando y jugando, el agua se calentaba aún más, pero el sapito no lo percibía y seguía nadando, hasta que el agua comenzó a hervir, pero ya no tenia fuerzas para pegar el salto y salvarse, y así se vio como el sapito se fue al fondo y murió.

Ahora cambiaré el orden de los factores: una vez se tomo un gran frasco de vidrio en el cual se puso agua hasta la mitad, se calentó la misma hasta su hervor, se hecho un sapito y el mismo al hacer contacto con el agua, salto inmediatamente y se salvó!!!

A ésta altura me imagino su conclusión, si hubiéramos un termómetro imaginario y todos los días tomásemos medidas de cómo estamos posicionados de seguro hoy , nuestra preocupación sería como agrandar el gimnasio no, en pensar que vivimos en medio de una crisis.

Fijémonos en cualquier rubro que, a quiénes les va muy bien y están saturados de trabajo es porque se adaptaron inmediatamente a la oportunidad de darle al cliente=su majestad, lo que él quiso consumir.

Mejoraron al extremo el gimnasio de su packagin y capacitaron de seguro al primer contacto (persona que atiende en administración cuando  el llega).

De seguro promocionan algo, motivan a seguir viniendo como Mc Donald’s = cajita feliz, Carrefour = precios bajos, Musimundo = súper ofertas en CD inigualables, Compushop = La última computadora, etc.)

A los que le va a regular y mal son aquellos, que padecen el síndrome del sapito y si no se dan cuenta que deben adaptarse “activamente a la realidad” de seguro cerrarán sus puertas.

Para el que lo ve de afuera como el sapito del segundo caso, tiene esa oportunidad de tocar y salir y “salvarse” y observe, si, cuando viene un cliente nuevo, y entra a su gimnasio, esa persona pregunta y enseguida se va (toco y rajo) es porque tal vez UD. deba replantearse si está a la exigencia del sofisticado cliente de hoy.

No obstante si sigue vivo recuerde que solo los muertos conocen el fin de la guerra, entonces ármese y dé batalla…

(Mauricio Mac Donald)

< Regresar

 

 

Cupón de descuento 2007





Búsqueda en google.com.ar

Copa Master.com.ar - Todos los derechos reservados - Desarrollado por Supropia.com Líderes en Internet